24 Classic-Jazz Preludes

DIGITAL SHEET MUSIC
Eusko Jaurlaritzako Kultura Sailaren laguntzarekin argitaraturiko lana.
Obra editada con la colaboración del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco.

Detalles de la Obra

Plantilla:Piano
Colección:CM Chamber Collection
Ref.Editorial:CMD.1.0047
ISMN:979-0-69203-541-1
Composición:2019
Publicación:2020
NºPáginas:53

Multimedia

Primera Página

Descripcion

Esta serie de 24 preludios nace de mi interés por la música de Jazz, concretamente del uso tan característico de la armonía por parte de este tipo de música. Pero también quería proporcionar al pianista de formación clásica unas piezas en las que reconociera el pianismo al que está habituado. Esta serie de piezas busca, por tanto, la fusión de un lenguaje determinado, el del Jazz, con una forma determinada de tocar el instrumento (la que precisa el repertorio tradicional de la música clásica). Los conceptos de sonoridad de cada uno de los lenguajes, de técnica del instrumento, de interpretación y del uso de los pedales están muy entremezclados.

Así mismo, el pianista clásico deberá hacer frente a una serie de dificultades técnicas tanto de tipos de ataque como de coordinación a los que no está acostumbrado. Por eso estas piezas pueden ser empleadas también como herramientas didácticas para su trabajo en centros de música. Como profesor que soy, he intentado cuidar este aspecto y debo señalar que cada preludio puede ser abordado como un pequeño estudio, ya que cada uno de ellos aborda determinadas dificultades técnicas.

Pero, por encima de todo, son piezas para trabajar cuestiones interpretativas en las que se mezclan tanto las exigencias de un pianista clásico como las que se derivan de la interpretación de un estilo con las características tan particulares del Jazz.

Preludio 1. El primer preludio de esta serie comienza con una clara mención simbólica al preludio en Do Mayor del libro I de “El clave bien temperado”, de Johann Sebastian Bach. Esos primeros compases sirven de base para desarrollar una breve improvisación.

Preludio 2. Es una pieza lenta construida sobre el lenguaje de blues. Sirve para desarrollar la expresión, a veces desgarrada, de este tipo de piezas.

Preludio 3. Se trata de un homenaje al pianismo de Maurice Ravel en forma de Tocata. Ravel encontró en el jazz inspiración para varias de sus piezas, y posteriormente ha sido él un inspirador para los músicos de jazz.

Preludio 4. Este preludio es una pieza que aborda un estilo latino relajado y muy expresivo.

Preludio 5. Es un estudio de compases irregulares al que el jazz ha dedicado importantes atenciones. A nivel técnico supone un trabajo del ritmo, de la coordinación de las dos manos y del estudio de los acordes sucesivos.

Preludio 6. Pieza escrita en modo dórico en el transcurso de la cual hay un juego rítmico en el que no queda definido si se está en un compás 3/4 o en un 6/8.

Preludio 7. Este preludio está escrito sobre el standard de la canción “Too young to go steady”. Comienza con una introducción libre para luego desarrollarse sobre la secuencia armónica de la canción. Es una pieza lenta en la que el intérprete debe encontrar la expresión propia de este tipo de baladas.

Preludio 8. La primera mitad del preludio es interpretada exclusivamente por la mano izquierda. A continuación se repite esta sección incorporando la mano derecha que efectúa una improvisación en el registro agudo. Es una habanera de estilo lento y de expresión melancólica.

Preludio 9. Es una pieza escrita en lo que se suele denominar estilo “nonchalant”; es decir, una forma de tocar en apariencia despreocupada a nivel rítmico. En toda la parte central se utiliza una variedad de dobles notas.

Preludio 10. Es una pieza muy rítmica y enérgica propia de un estilo funky que exige una buena coordinación rítmica entre las dos manos y un amplio uso del ataque de brazo.

Preludio 11. Un Boogie-boogie brillante que sirve para desarrollar un tipo de ataque decidido y la firmeza de los dedos.

Preludio 12. Este preludio es una pieza de Salsa explosiva que utiliza el característico ritmo de los “tumbados” y que propone un interesante juego polifónico.

Preludio 13. En este caso el standard armónico utilizado corresponde a una pieza bien conocida dentro del repertorio barroco: el Canon de Pachelbel. Pieza para trabajar la expresión, la sonoridad y el uso del pedal.

Preludio 14. Pieza ligera de carácter modal, con una parte intermedia en la que se utiliza la clásica secuencia armónica II-V-I.

Preludio 15. Es una típica balada en la que hay que trabajar la expresión de la melodía y la búsqueda de un sonido adecuado.

Preludio 16. Se trata de una pieza brillante y muy enérgica con un potente ritmo de la mano izquierda en la que hay que desarrollar un tipo de ataque muy decidido y una amplia sonoridad.

Preludio 17. Es una imitación del juego del arpa pero con una utilización de acordes propios de un tipo de jazz cool. Presenta un juego de alternancia de manos sobre el teclado imitando al arpa.

Preludio 18. Este preludio está escrito al modo de una Gymnopédie de Satie. Lenta y con una expresión contenida.

Preludio 19. Es un Ragtime rítmico y desenfadado con uso del swing que le confiere su característica esencia.

Preludio 20. Esta construido sobre la base de un ritmo ostinato de negras, apreciándose en su transcurso claras resonancias del Rock.

Preludio 21. Es un Blues lento que respeta en su práctica totalidad la tradicional secuencia armónica de estas piezas y en el que aprovecho para efectuar una cita de un pasaje de Nicolay Kapustin, al que admiro profundamente.

Preludio 22. Está escrito en 3/4 y en él se combinan una mano izquierda rítmica con una melodía muy fluida.

Preludio 23. Un preludio lento con un claro carácter improvisatorio. En caso de que se interpretase la serie de preludios en su totalidad debería tocarse en último lugar dado que vuelve a hacer mención al preludio de Bach que abría la colección, cerrando así el ciclo.

Preludio 24. El último de estos preludios es una pieza en compás de 3/4 muy fluida y expresiva, en la que el uso del rubato precisa ser muy bien trabajado.

Javier González Sarmiento